¿Porqué es tan difícil dirigir bien a la gente?
¿Porqué es tan difícil dirigir bien a la gente?
¿Porqué es tan difícil dirigir bien a la gente?
Equipo No. 1 Oficinas Divisionales
Victor Manuel Barba Islas
Ma. Teresa Escobedo López
Manuel Contreras Godoy
Dulce Maria Contreras Preciado
Imagen
El gerente excepcional puede creer que tiene más control, pero no es así. En realidad tiene menos control que sus subalternos. Cada empleado puede decidir lo que hace o deja de hacer. Decide cómo, cuando y quién. Para bien o para mal, es el empleado quien hace que las cosas sucedan. Lo único que puede hacer el gerente es influir, motivar, reprender o lisonjear con la esperanza de que la mayoría de su gente haga lo que usted pide. Eso no es control. Es control remoto. No obstante, va de la mano con la responsabilidad por el desempeño del equipo.
El gerente excepcional sabe que las personas son siempre diferentes y que los gerentes deben encauzarlas hacia el mismo desempeño. Esta última creencia rectora libera al gerente para aprovechar la primera, el gerente debe definir los resultados esperados y aferrarse a ellos religiosamente. Pero tan pronto como lo hace, tan pronto como unifica los resultados requeridos, evita lo que siempre había considerado imposible: tener que obligar a todo el mundo a seguir el mismo camino hacia los resultados. Al unificar los fines evita tener que unificar los medios.

En segundo lugar, esta solución es supremamente eficiente. En la naturaleza, la ruta más eficiente entre el punto A y el punto B rara vez es la línea recta. Siempre es el camino de menos resistencia. La forma mas eficiente de convertir el talento de una persona en desempeño es ayudar a esa persona a encontrar su propio camino de menor resistencia hacia los resultados deseados.

En tercer lugar, esta solución estimula a los empleados a asumir la responsabilidad. Muchos gerentes excepcionales desean que cada uno de sus empleados sienta un cierto grado de tensión, la tensión para el logro. Esa tensión se crea definiendo los resultados esperados. Es definiendo los resultados exigidos y no tanto midiéndolos como los grandes gerentes crean el ambiente en el cual cada empleado siente esa ligera emoción de la presión, la sensación de estar por cuenta propia con un objetivo muy claro. Es la clase de ambiente en el cual una persona necesariamente aprender. Debe aprender cual es la combinación única de jugadas que le funciona mejor una y otra vez.